“Estado de agitación, inquietud o zozobra del ánimo “, esta es la definición de la RAE para la ansiedad.  Seguro que algunos esperabais una definición más extensa, ¿verdad? Y es que quien la padece puede llegar a sentir numerosos síntomas como palpitaciones o dolor de cabeza haciendo que este estado parezca interminable. La ansiedad en un principio no tiene por qué ser mala, aparece porque nuestro cuerpo reacciona ante un peligro o una situación que no podemos controlar sin embargo, muchas veces la ansiedad se cronifica, pudiendo derivar en otros trastornos.

¿Cómo dejar de fumar sin ansiedad?

¿Cómo podemos evitar la ansiedad? Para empezar debemos analizar su origen. Hay situaciones que no están al alcance de nuestra mano y aparece un estado de ansiedad transitorio. Sin embargo existen otras que podemos manejar, como es el caso de dejar de fumar.  Pero, ¿por qué aparece ansiedad al dejar de fumar? Como todos sabemos la nicotina, sustancia principal que contiene el tabaco, causa dependencia ya que es un alcaloide por lo que al dejar de fumar (sobre todo si es de forma repentina) puede aparecer el síndrome de abstinencia. Como hemos comentado en otros artículos, nuestro cuerpo es sabio y sabe cómo reaccionar en todo momento, por ejemplo, si estamos deshidratados nos provoca sensación de sed para que consumamos agua y contrarrestemos dicho efecto. Lo que ocurre con la nicotina es que al ser adictiva, se producen una serie de cambios metabólicos haciendo que nos acostumbremos a ella y cada vez queramos consumir más, por lo que al dejarla nuestro cuerpo sufre una serie de reacciones como la ansiedad o la irritabilidad como respuesta a esa necesidad de nicotina, esto es lo que conocemos como el síndrome de abstinencia.

         ¿Significa esto que si fumas nunca vas a poder dejarlo porque te has acostumbrado a la nicotina? Por supuesto que no, el truco está en adelantarnos a los síntomas y saber tratar a nuestro organismo para no sufrir el síndrome de abstinencia y, por supuesto, seguir las pautas adecuadas.

Por otro lado, si queremos dejar de fumar podemos favorecer el proceso siguiendo los siguientes consejos:

Triptofano Mª José Hidalgo

Las pastillas triptofano de Mª José Hidalgo son el complemento ideal para calmar la ansiedad.

Evitar beber alcohol

El alcohol es otra de las grandes sustancias adictivas y que además,  junto a la nicotina, “están permitidas” por lo que cada vez aumenta más la población que las consume. Por otro lado están asociados a eventos sociales, de hecho los fumadores y los alcohólicos adultos confiesan haber empezado a beber y/o a fumar los fines de semana, lo que incrementa dicha prevalencia en la población. Si separados ambos tienen ya de por sí sus efectos nocivos, juntos se potencian y es que el alcohol acelera el metabolismo de la nicotina provocando que nuestro cuerpo “necesite” y pida más. Por esta razón es más probable que fumemos más si consumimos una cerveza o un vaso de vino a si consumimos un vaso de agua.

Por tanto, para evitar la ansiedad y los síntomas propios que se producen al dejar de fumar tenemos que esquivar el alcohol durante este tiempo, ya que nos ayudará.

 

Llevar una dieta equilibrada y dormir bien

Muchos fumadores temen dejar de fumar por miedo a engordar ya que debido a la ansiedad se produce una mayor ingesta de alimentos. Esta ingesta a su vez se incrementa para favorecer la eliminación de tóxicos de nuestro cuerpo, por lo que durante los primeros días tras dejar de fumar tendremos mucha hambre. Esto no debe suponer ningún miedo ya que actualmente disponemos de dietas y de productos que nos ayudan a controlar el proceso.

Por un lado, una dieta sana y balanceada es favorable para calmar la ansiedad, por lo tanto la clave estará en consumir alimentos saciantes ricos en fibra, como el arroz o la pasta y beber mucho líquido. Otros alimentos que también sacian son aquellos ricos en proteína, como el pescado azul y las legumbres, la intención es combinarlos y hacer comidas que calmen nuestro apetito para no tener que picar entre horas.

Una ayuda para eliminar los tóxicos más rápidamente y por lo tanto, disminuir la ingesta de comida es el Detox MJH, que comentaremos en el último apartado.

Para acabar este punto debemos mencionar que dormir ocho horas diarias, además de ser necesario para nuestro organismo y presentar múltiples beneficios, uno de ellos es la disminución del hambre, ya que la falta de sueño aumenta el apetito.

Estar muy preparado psicológicamente

Si habéis hablado con un ex fumador seguro que os suena la frase “Si no te sientes preparado no es el momento para dejarlo.”  Y sí, es cierto. Por muchos consejos que nos den o mucha ayuda que pidamos tiene que haber un mínimo de fuerza de voluntad y estar preparado psicológicamente. Tenemos que ser conscientes de las ventajas que nos proporciona dejar de fumar y hacernos el ánimo, pues, como dice la frase “si quieres puedes”, motívate, piensa en los resultados y… ¡a por ello!

Un truco para motivarte, además de pensar en los resultados, es hacer un plan. Por ejemplo, ponte un reto físico, como salir a caminar o a correr. Con el ejercicio físico liberamos endorfinas, por lo que además de calmar la ansiedad y no probar ningún cigarrillo estarás en forma. Cambia tu estilo de vida, tu salud lo agradecerá y te sentirás mucho mejor.

Piensa en los efectos negativos del tabaco

Como hemos comentado en el apartado anterior, un truquillo para concienciarse en dejar de fumar es pensar en todos los efectos negativos del tabaco. Así que coge papel y lápiz y apunta:

  • Mayor riesgo de enfermedades respiratorias, como bronquitis, neumonías e incluso cáncer de pulmón. ¿Sabías que entre todos los casos de cáncer de pulmón un 90% son pacientes que son fumadores?
  • Riesgo para el corazón.  Un ejemplo de ello es  la enfermedad coronaria, ya que el hábito de fumar perjudica el suministro de sangre rica en oxígeno al corazón, lo que puede derivar en una angina de pecho e incluso un infarto de miocardio.
  • Aspecto de la piel. Seguro que te has dado cuenta que los fumadores presentan una piel más deshidratada, apagada  y con más arrugas, esto es debido a que el tabaco acelera el envejecimiento de la piel. Pero no sólo se trata de algo estético,  los casos de cáncer de piel en fumadores son mucho mayores que en un paciente no fumador.
  • Sequedad. Este síntoma es muy común, y no solo en sequedad de piel y boca si no a nivel de todo el cuerpo. Con ello aumenta la halitosis (o mal aliento) y también algunas enfermedades bucales como las caries o las manchas dentales.
  • Aunque el sistema pulmonar y cardiovascular son los más afectados, el resto del organismo no se queda atrás. A nivel ocular el riesgo de padecer cataratas se dobla en fumadores, a nivel óseo el aumento de fracturas por la debilidad de los huesos es la patología más frecuente, mientras que a nivel reproductor la infertilidad y  la impotencia destacan en fumadores.

Dejando de fumar no sólo te encontrarás mejor por dentro, si no que como hemos visto, se reflejará por fuera.

Ver más–> ¿Produce celulitis el tabaco?

Evitar momentos de estrés

La ansiedad al dejar de fumar y el estrés no son compatibles, ¿eres una persona nerviosa? ¡No te preocupes! Empieza cambiando hábitos de tu vida cotidiana que antes no tenías, como el dormir, hacer ejercicio o comer bien, ¿Qué no te da resultado? Prueba cosas nuevas. Lo mejor es autoevaluarse uno mismo y conocer el origen de ese estrés, por ejemplo, si soy una persona que le gusta tenerlo todo bajo control y me estresa cualquier cosa que se sale de mi planning tengo que aprender a dejarme llevar y cambiar la perspectiva.

Hoy en día hay múltiples técnicas para relajarse, como la meditación o el yoga, si nunca hemos pensado en ello, puede que nos parezca una tontería o incluso una locura, pero lo que no tenemos que hacer es decir que no desde el primer momento. Arriésgate y prueba cosas nuevas, puede que te sorprendas y descubras cosas de ti mismo que desconocías.

Suplementos farmacéuticos

Dejar de fumar y controlar todos los síntomas es difícil, por ello en farmacias Hidalgo te proporcionamos una serie de suplementos para que esta etapa sea más llevadera.

– Detox MJH: el mejor aliado sin duda y el primer suplemento que debes tomar tras dejar de fumar. A base de extractos depurativos como la alcachofa, el diente de león o el mirtilo te ayudarán a eliminar todas las toxinas que tu cuerpo ha acumulado, por lo que algunos síntomas producidos por éstas, como las ganas de comer, se apaciguarán.

– Triptófano MJH: ¿sigues todos nuestros consejos y no consigues calmar la ansiedad? Entonces tienes que probar el triptófano. Este principio activo es el precursor de la serotonina, también conocida como hormona de la felicidad por lo que mejorará tu estado anímico. Además el Triptófano MJH viene reforzado con melatonina, que calmará la ansiedad y el estrés, y con vitaminas del grupo B que aumentan el rendimiento intelectual y disminuyen la fatiga física y psicológica.

– Coenzima Q10. El tercer suplemento fundamental en la deshabituación tabáquica. La coenzima Q 10 mejora la respiración celular, por lo que te sentirás con más energía y tu cuerpo estará más oxigenado.

¿Quieres dejar de fumar pero no sabes por dónde empezar? Visítanos y apúntate a nuestro servicio STOP tabaco, uno de nuestros profesionales de la salud te guiará y ayudará en este camino. Se trata de un servicio personalizado a cada paciente, si quieres saber más información llámanos o haz click aquí, te esperamos.

En Farmacias Hidalgo estamos dispuestos a ayudarte.