¿Os acordáis cuando en 2009 apareció la gripe A? hace ya más de diez años y aún tengo fotos en mi cabeza de todo lo que se dijo y pasó en aquella época ya que los medios de comunicación nos invadieron con imágenes de todo el mundo creándose un estado de alarmismo en el país.Ahora nos sucede lo mismo con el coronavirus, ¿quién no ha oído hablar de él? Muchas personas son las que vienen preguntándonos atemorizadas por lo que escuchan pero, ¿dónde está el límite? ¿Hasta qué punto es cierto todo lo que se dice? En este post vamos a “desmontar” al coronavirus para conocer todo acerca de él.

¿Qué es el coronavirus? Síntomas, cómo se contagia y tratamiento.

¿Qué es?

¿Qué es un virus? Un virus es un microorganismo que por sí mismo no tiene vida propia pero que es capaz de infectar a una célula. Los virus son capaces de “engañar” a nuestro organismo para que este les permita la entrada, colándose en las células. Una vez que el virus ha conseguido acceder dentro de la célula se beneficia de ella. ¿Qué significa esto? Como hemos dicho, los virus por sí solos no tienen vida propia ni pueden reproducirse, por lo que utilizan los mecanismos de la célula en la que se hospedan para replicarse y reproducirse, expandiéndose así por todo el cuerpo.

Sí, el virus es un villano en toda regla, pero como siempre os digo, nuestro cuerpo es sabio y sabe cómo reaccionar. ¿Qué es lo que hace exactamente? Cuando el virus entra e intenta “conquistar” todo el territorio que pueda, nuestro sistema inmune se encarga de crear anticuerpos específicos contra él, de manera que sí, puede propagarse y expandirse pero solo puede hacerlo una vez. Este es el motivo por el que algunos virus, como la varicela, no vuelven a infectarnos una vez que los hemos sufrido. Cuando ya hemos pasado la varicela podemos estar con otras personas enfermas debido a que nuestro cuerpo ya ha producido los anticuerpos contra ese virus, por lo que no puede infectarnos. Sin embargo habréis escuchado que los virus evolucionan y son capaces de mutar, como por ejemplo la gripe. Por este motivo hay veces que las vacunas contra la gripe no funcionan, porque se ha producido un cambio en el virus y por lo tanto, los anticuerpos que inyectamos de la vacuna no son efectivos.

Virus, anticuerpos… como habréis podido observar están a la orden del día y el coronavirus no es menos. Puede que a algunos os sonara este nombre antes del brote, y sí, lleváis razón, el coronavirus ya existía desde los años 60. Aunque hay muchas clases de coronavirus hasta ahora los diferenciábamos en dos grandes grupos dependiendo la enfermedad que producía:

  • SARS-COV: este coronavirus produce el llamado Síndrome Respiratorio Agudo y Grave. De este virus tuvimos noticias en el año 2003, su origen fue en Asia pero no tardó mucho en propagarse por Europa. Los controles de Salud Pública consiguieron frenar el virus provocando un bajo porcentaje de mortalidad.
  • MERS-COV: este coronavirus causa el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio. Se originó en 2012 y sus consecuencias son más drásticas que el SARS, ya que de cada 10 pacientes que sufren este síndrome mueren alrededor de 3 o 4. A fecha de hoy este virus no se ha erradicado y la mayoría de casos se dan en Arabia Saudí (país donde se originó).

¿Y qué ocurre con el coronavirus del que todo el mundo habla? Se trata de una mutación, como comentábamos los virus evolucionan y cambian para poder hacer frente a nuestro sistema inmune. Así ha surgido el nuevo coronavirus, también conocido como virus Wuham (ya que se originó en Wuham, China) o COVID-19.

Síntomas del virus Wuham

Como se trata de un virus “nuevo” que se ha originado hace pocos meses aún está en estudio. Lo que sí sabemos son los síntomas de los pacientes a los que se les ha detectado el virus y están hospitalizados. Los más frecuentes son: fiebre, sensación de ahogo, dificultad para respirar y presencia de tos seca, similar a una gripe. Destaca también la presencia de dolor de garganta y expectoración debido a una acumulación de moco en el pecho (a diferencia de los resfriados corrientes donde se produce una congestión nasal). Todo ello lleva al desarrollo de una neumonía o un síndrome respiratorio agudo y grave.

Hidadefens Propoleo y Echinacea MJ Hidalgo

Hidadefens es el producto ideal para protegerte contra la gripe, resfriados comunes y el temido coronavirus. ¡Protege tu cuerpo!

¿Cómo se contagia el virus chino?

El origen principal del virus es animal, por lo que el primer contagio tuvo que ser entre un humano y un animal pero, ¿cómo? Wuham es famoso por su mercado de mariscos donde se vende toda clase de animales exóticos como el cocodrilo. Todavía no hay estudios suficientes, pero sí sospechas de que algunos de los animales que han podido propagar la infección son el murciélago o el pangolín. Y te preguntarás, ¿por qué consumen animales exóticos en China? La respuesta la tenemos en su cultura, muy distinta a la occidental. Estos animales se consumen porque se cree que tienen poderes curativos, a modo de medicina, a pesar de que la venta de algunos de ellos está prohibida en China.

Una vez que el virus se transmite de animal a humano (a través de un contacto directo con el animal, por secreciones respiratorias o digestivas), se puede producir el contagio entre humanos. Este contagio es muy fácil, ya que es a través de secreciones respiratorias aunque no se ha demostrado su efectividad a una distancia mayor de dos metros.

Como podemos observar el nuevo coronavirus es muy parecido al SARS (que apareció en 2003), tanto la forma de transmisión como los síntomas producidos en el paciente son similares, por lo que se está estudiando una nueva forma de contagio a partir de las heces que fue positiva para el SARS, pero hasta la actualidad, no hay ninguna evidencia científica.

Tipos de afecciones

Como hemos comentado anteriormente en el apartado de síntomas, la enfermedad característica en la que desemboca el coronavirus es una neumonía grave, acompañada de fiebre, tos, sensación de ahogo, dolor de cabeza y mareo. Aunque esta patología es la más frecuente, muchos enfermos de coronavirus presentan alteraciones en el tracto gastrointestinal, como puede ser la diarrea. Al tratarse de un virus conforme más se vaya propagando las defensas van bajando, por lo que en las analíticas destaca la disminución de la serie blanca en sangre, como los linfocitos y leucocitos, produciendo una leucopenia y linfopenia entre otros.

Por todo ello, una vez que estamos infectados el virus se expandirá mejor y producirá más enfermedades cuanto más bajas tengamos las defensas y menos fuertes estemos. Algunas patologías como el asma o el cáncer son más propensas a contraer el virus que una persona sana debido a que el sistema inmune está más debilitado.

¿Cómo se diagnostica? Pruebas clínicas.

La prueba diagnóstica más utilizada es una PCR, también conocida como Reacción en Cadena de la Polimerasa. Esta prueba consiste en secuenciar y amplificar el ADN o ARN a través de una muestra, que en este caso sería una muestra respiratoria, como los esputos o un frotis nasofaríngeo. El coronavirus consiste en un virus de ARN, por lo que en la PCR se vería la región de ARN específica que contiene el coronavirus y confirmaríamos el diagnóstico.

Es una prueba muy específica y que no todos los hospitales pueden hacerla, por lo que muchas veces se recurre a la serología ante una posible sospecha.

Tratamientos a aplicar

Hasta la fecha no existe ningún tratamiento específico contra el virus (aunque sí se están llevando a cabo varios estudios), pero sí podemos ayudar a que los síntomas no empeoren y reforzar el organismo. Por eso es importante hacer hincapié en la prevención, tanto en hospitales como en pacientes sanos. La prevención en hospitales es esencial, ya que estamos en un área donde el riesgo a sepsis es muy alta, por ello la higiene y la desinfección son las medidas de prevención más primordiales.

En pacientes sanos, puesto que es un virus que se transmite a través de la respiración y el contacto (por ejemplo, supongamos que estornudamos y ponemos la mano) es importante la higiene de manos y el uso de mascarillas.

Mejores productos para proteger mi salud

Lo esencial para protegernos en todo momento es tener un sistema inmune reforzado para evitar que si el virus entra se propague y el uso de geles hidroalcohólicos para tener una buena higiene y evitar el contagio.

En Farmacias Hidalgo disponemos de un producto especialmente diseñado para aumentar tus defensas, Hidadefens, gracias a su fórmula con propóleo, echinácea y vitamina C incrementará la acción inmunomoduladora aumentando así la resistencia contra virus e infecciones.

Si somos pacientes de riesgo (asmáticos, embarazadas, pacientes oncológicos…) el uso de mascarillas nos protegerá de cualquier contagio. Eso sí, hay que tener en cuenta el filtro que tienen, ya que muchas como las de papel, no impiden que el virus entre.