¿Perteneces a esa gran parte de la población que padece celulitis? ¿Estás cansada de probar tratamientos que no den resultado? A continuación te contamos todos los secretos… ¡sigue leyendo!

¿Por qué aparece la celulitis?

Cuando pensamos en el verano, el sol, la playa… rápidamente en nuestra cabeza aparecen dos palabras: desconexión y relax.  Sin embargo ese pensamiento va seguido de una preocupación estética en la mayoría de mujeres, la celulitis. No importa la edad o el peso que tengas, el hecho de ser mujer ya es un factor de riesgo para tener “piel de naranja”.  Lo que a priori parece ser una preocupación estética va más allá. Tenemos que ser conscientes de que estamos hablando de una patología en la que la grasa se distribuye de forma irregular como resultado de un mal funcionamiento de los adipocitos, dando este resultado en nuestra piel. Debido a esa acumulación de grasa nuestro organismo se altera y se produce la famosa retención de líquidos o la mala circulación entre otros síntomas.

¿Cuántos tipos de celulitis existen?

Patológicamente distinguimos dos tipos de celulitis, la infecciosa, en la que se produce una inflamación del tejido y de la cual hablaremos en otro apartado, y la estética. Esta última afecta al 80% de mujeres ya que las mujeres tenemos predisposición genética para producir adipocitos (esas células que almacenan grasa y que sirven como reserva de energía). Y ahora nos preguntaremos, ¿esto significa que sólo las personas con sobrepeso y obesidad tienen celulitis? Este mito es totalmente FALSO. ¿Pero por qué una persona delgada puede padecer celulitis si los adipocitos son una reserva de grasa? La respuesta a esta pregunta la encontramos en que existen muchos más factores que intervienen en esta patología, entre ellos la mala circulación tanto venosa como linfática, la retención de líquidos, la acumulación de toxinas…

         Dentro de la celulitis estética además, diferenciamos cuatro tipos:

  • Podemos diferenciarla porque al pellizcar nuestra piel vemos esas rugosidades típicas de la celulitis.
  • Blanda. En este caso no hace falta pellizcar, la podemos ver a simple vista.
  • Dura. Además de apreciarla sin necesidad de pellizcar, cuando tocamos la zona afectada hay presencia de dolor.
  • Esclerótica. La más grave de todas. En este caso además de ver celulitis en las zonas comunes (glúteos y detrás de los muslos), también la observamos por delante de los muslos.

Celulitis infecciosa o bacteriana en la piel, ¿es contagiosa?

Como su propio nombre indica, este tipo de celulitis está provocado por bacterias, es decir, por agentes patógenos que entran en nuestro organismo provocando una infección e inflamación del tejido. Para que se produzca este tipo de celulitis la bacteria tiene que tener una vía de entrada a través de nuestra piel, como por ejemplo una herida o un eczema, o transmitirse a través de un pinchazo por una jeringuilla. En general, no es contagiosa (a no ser que se produzca el contagio por el mal uso de jeringuillas).  Una vez que está dentro de nuestro cuerpo la bacteria (por los motivos descritos anteriormente) esta afección puede multiplicarse si nuestras defensas están bajas, por lo que enfermedades como la diabetes son un factor de riesgo para que este tipo de celulitis se produzca.  Y ahora os estaréis preguntando, ¿cómo puedo distinguir una celulitis infecciosa? Al producirse una inflamación del tejido, uno de los síntomas característicos es el enrojecimiento de la piel (pero cuidado, no estamos hablando del mismo tipo de prurito que se produce por la mala circulación). Si no se trata a tiempo, como en toda infección, puede propagarse, por lo que es importante acudir al médico si padeces algunos de estos síntomas para iniciar el tratamiento con antibioterapia.

¿Cuáles son los mejores productos para combatirla?

Si te has preguntado alguna vez si la celulitis puede eliminarse, la respuesta es SÍ, SE PUEDE. Para empezar, debemos eliminar todas las toxinas que tenemos en nuestro organismo (recordemos que es un factor de riesgo para padecer celulitis). Un ejemplo para eliminarlas es el jarabe DETOX de MJH, que depurará su organismo tanto a nivel hepático como a nivel renal. A nivel local debemos utilizar un exfoliante una vez por semana para eliminar las células muertas y favorecer la renovación de la piel además de usar un anticelulítico a diario. Con éste, buscamos favorecer el retorno venoso y tonificar la piel, por ello es aconsejable aplicarlo siempre de abajo hacia arriba, como si nos pusiéramos una media.

¿Existe un tratamiento efectivo para eliminarla?

Como en toda patología antes de iniciar un tratamiento hay que diferenciar el origen de la celulitis y el grado en el que está para poder actuar. Además del usar el exfoliante corporal y el gel anticelulítico, necesitamos un nutracéutico que actúe “desde dentro”, a nivel sistémico. El tratamiento ideal sería:

  1. Detoxificar nuestro organismo con el jarabe DETOX MJH.
  2. Usar un anticeluítico a diario.
  3. Exfoliarse la piel una vez por semana.
  4. Nutracéutico.

Llegados a este punto os preguntaréis, ¿qué es un nutracéutico y cuál debo utilizar? Los nutracéuticos son principios activos provenientes de alimentos que causan un efecto beneficioso en nuestro organismo, ayudando a combatir y prevenir enfermedades.  Si el origen de nuestra celulitis es la retención de líquidos, deberemos tomar un nutracéutico que nos ayude a eliminarlos, mientras que si el origen de nuestra celulitis es el retorno venoso, el nutracéutico en este caso actuará en la circulación de nuestro organismo.

De esta manera, estamos tratando nuestra celulitis localmente y sistémicamente, ayudando a eliminarla de forma más rápida.

No olvidemos de que si nuestra celulitis es infecciosa (minoría de los casos) debemos de acudir a nuestro médico de confianza.

Ejercicios para eliminar el tejido adiposo

Ya que la celulitis se produce por acúmulos de grasa, el ejercicio es primordial si queremos prevenirla y eliminarla. Debemos alternar ejercicios “cardio” o aeróbicos (como correr o caminar) con ejercicios anaeróbicos (por ejemplo, hacer sentadillas). Los primeros nos ayudarán a eliminar grasa rápidamente, mientras que los segundos tonificarán la zona deseada. Dentro de los ejercicios anaeróbicos debemos enfocarnos en glúteos y piernas que son las zonas más propensas de padecer celulitis. Un ejemplo de éstos es:

  • Sentadillas.
  • Flexionar una pierna y llevar la rodilla hacia el pecho. Repetir con la pierna contraria.
  • Sosteniendo una silla, levantar una pierna hacia atrás y repetir con la pierna contraria.
  • Acostarse sobre una colchoneta lateralmente y levantar la pierna libre hacia arriba. Repetir el ejercicio hacia el otro lado con la pierna contraria.

Dietas a seguir para eliminar la celulitis

Las dietas más efectivas para combatir la celulitis son aquellas que nos ayudan a eliminar líquidos y toxinas. Por ello en tu día a día no puedes olvidarte de beber mucha agua, tomar frutas drenantes como la piña o el pomelo  y verduras de hoja verde como la alcachofa o las espinacas.

Alimentos prohibidos para combatir la celulitis

De la misma manera, hay alimentos prohibidos contra la celulitis como el  café, ya que es un excitante y afecta a nuestra circulación, o la sal, bebidas gaseosas y comidas rápidas procesadas, que ayuda a la retención de líquidos y grasas.

Cómo tomar café y no tener celulitis

Mejores dietas para reducir la celulitis

Nuestros pacientes hablan

Belén acudió a nuestra farmacia preocupada por su celulitis. Le aconsejamos hacerse el test de celulitis, ya que así podría saber su origen, el grado en el que estaba y el tratamiento adecuado. Gracias a la exactitud de la termografía de contacto y a la entrevista realizada, Belén consiguió su tratamiento ideal y, en tres semanas, redujo su celulitis un 60%.

“Para alcanzar lo que nunca has tenido tendrás que hacer lo que nunca has hecho” nunca es tarde para cambiar de hábitos, propóntelo y acaba con tu celulitis, porque como hemos visto… SÍ, SE PUEDE.

Si quieres más información puedes realizar el seguimiento en nuestras Farmacias de Elche y Alicante, en la que Mª José Hidalgo realizará una evaluación personalizada de tu caso.