Hacer ejercicio físico de manera habitual y regular, tiene beneficios evidentes para las personas con problemas cardiacos. Para lograr estos efectos de manera segura y efectiva, hay que tener en cuenta los distintos tipos de pacientes y la valoración del riesgo de cada uno para poder definir qué tipo de ejercicio debe practicar y la intensidad adecuada para cada caso.

 

En la actualidad, es muy bueno realizar regularmente ejercicios aeróbicos de intensidad moderada, para definir un programa de rehabilitación cardiaca en pacientes con enfermedades cardiovasculares.

 

Deportes recomendados para enfermos del corazón

Los enfermos cardiacos deben mantener una actividad física al menos 45 minutos, tres a cinca días semanales de forma constante sin llegar al agotamiento ni al cansancio, hasta punto de tener molestia o dificultad al respirar. Los ejercicios aeróbicos ideales son los que mueven los grandes grupos musculares con una intensidad fija y moderada (marchas, carreras, senderismo, ciclismo y natación).

Hay que recordar que antes de realizar cualquier actividad física, es necesario la aprobación y la supervisión del cardiólogo, además de respetar también la frecuencia cardiaca prescrita por él.

 

¿Es buena la actividad física si tengo problemas cardiacos?

El ejercicio físico tiene beneficios evidentes en la prevención primaria y secundaria en pacientes con patologías cardiacas. También se han demostrado los efectos favorables de la actividad física y forman parte del programa de rehabilitación cardiaca.

A continuación citamos los beneficios del ejercicio físico para pacientes con problemas cardiacos:

  • Controlar la obesidad.
  • Reducir el colesterol.
  • Mejorar la circulación venosa.
  • Disminuir el consumo del tabaco.
  • Mejorar la capacidad pulmonar.
  • Aumentar la resistencia física.
  • Controlar la frecuencia cardiaca y la tensión arterial.
  • Disminuir la ansiedad, la depresión y aumentar la seguridad en sí mismo.

 

¿Si siento flato en el corazón puede ser un síntoma?

En ocasiones sentimos pinchazos en el corazón y la mayoría de las personas se alarman pensando que están sufriendo un ataque cardiaco.

Sin embargo, estos molestos pinchazos, incómodos y dolorosos no son, en la mayoría de casos, peligrosos, y pueden estar provocados por tensiones musculares o estrés excesivo. Cuando eso ocurre, no debemos alarmarnos, mantener la calma y esperar a que los pinchazos se vayan desapareciendo ya que no se trata de ningún síntoma de ninguna enfermedad. Por otro lado, para evitar que aparezca el flato es aconsejable practicar técnicas de relajación. Si la situación persiste y con más intensidad, hay que acudir al médico de urgencia.

 

Lista de deportes que puedo practicar

Antes de empezar a practicar cualquier deporte, es muy importante tomar en cuenta una serie de precauciones:

  1. Elegir el ejercicio físico adecuado y el nivel de esfuerzo que puede realizar en función de los datos clínicos y las pruebas de control (ecocardiograma, analítica y la prueba de esfuerzo).
  2. No se debe empezar ejercicios con frecuencia cardiaca alta.
  3. No se debe realizar ejercicios con dolor torácico.
  4. Hay que tener controlada en todo momento del ejercicio la frecuencia cardiaca prescrita.
  5. Es aconsejable hacer el esfuerzo físico con intensidad moderada y preferentemente 1 hora después de una comida ligera (nunca en ayunas).
  6. Realizar un calentamiento previo y suave para aumentar de forma gradual la temperatura corporal y la frecuencia cardiaca.
  1. Terminar el siempre el ejercicio de forma gradual y progresiva.

 

  1. Es recomendable hacer estiramientos musculares para evitar lesiones al finalizar la actividad física.

 

¿Con qué frecuencia debo hacerlos?

En el caso de pacientes con problemas cardiovasculares, es necesario que el programa de los ejercicios sea aprobado, supervisado y controlado por el cardiólogo.

 

¿Es recomendable después de haber sufrido un infarto?

Los cardiólogos aconsejan a los pacientes hacer ejercicio físico tras sufrir un infarto solo cuando no existe ninguna contraindicación. Es decir, si el corazón después del infarto bombea la sangre con normalidad y no tiene ninguna arteria coronaria obstruida. Se recomienda empezar con media hora al día de actividad física moderada. 

Pruebas diagnósticas para ver la evolución

Hoy en día, existen numerosas pruebas cardiológicas para diagnosticar y seguir la evolución de las enfermedades cardiovasculares y averiguar que el corazón funciona adecuadamente.

Esos son los tipos de pruebas cardiológicas:

  • Ergometría: estudia la respuesta del sistema cardiovascular durante el esfuerzo físico.

 

  • Holter: permite registrar la tensión arterial de forma continua durante un período de tiempo preestablecido 24/48h.

 

  • Ecocardiograma: es una prueba que aporta mucha información sobre el estado del corazón como su forma, su tamaño, su función, su fuerza, movimiento y el grosor de sus paredes y el funcionamiento de sus válvulas.

 

  • Electrocardiograma: es una representación de la actividad eléctrica del corazón en forma gráfica y permite detectar las cardiopatías.

Referencias:

Enfermedades cardiacas congénitas y deporte

Riesgo del deporte para enfermos del corazón

Riesgos del deporte de competición en enfermos cardiacos

En nuestras farmacias de Alicante y Elche disponemos de un test para medir la salud de tu corazón. La Dr.ª en Medicina Mª José Hidalgo realizará una sencilla prueba en la que podremos advertir posibles patologías coronarias. ¡No esperes más y háztela!