Las vitaminas son productos inorgánicos que el cuerpo humano utiliza de forma necesaria para sobrevivir. Tanto es así, que necesitamos un mínimo de 13 de ellas para cumplir nuestras funciones vitales y por lo tanto, indispensables para vivir.

La mayor parte se pueden conseguir gracias a los alimentos y a una dieta equilibrada y rica en grupos de alimentos como frutas y verduras.  Otras sin embargo, no se obtienen mediante los alimentos en cantidad suficiente, ni podemos adquirirlas por nosotros mismo, y es necesario obtenerlos de forma externa a la ingesta.

La falta de estas pueden tener graves problemas de salud, como la anemia o la pérdida parcial o total de la vista. No obstante, el abuso de algunas de las mimas, también pueden ocasionar un desequilibrio en el organismo.

¿Qué tipos de vitaminas existen?

Hasta la actualidad, existe un grupo más o menos reducido de vitaminas que consideramos ‘esenciales’ para el ser humano:

Vitamina A

Esta sustancia liposoluble, también llamada retinol, se encuentra  en alimentos como la carne roja, algunos pescados, las zanahorias y otras verduras con pro vitamina A o carotenos.

Es la encargada del progreso y protección de los huesos y articulaciones, y previene multitud de enfermedades infecciosas, sobretodo relacionadas con el aparato respiratorio. Además consigue lubricar mucosas y tejidos blandos, los ojos y la piel.

En el caso de la piel, tiene un papel muy importante, ya que la carencia de esta sustancia puede provocar el conocido acné.

Además, esta vitamina puede prevenir y mantener un buen estado de la dermis de nuestra cara.

Tal y como su nombre indica, ayuda a la formación de la retina, y su presencia en nuestro organismo previene la aparición de la ceguera nocturna.

Alimentos en los que encontraremos la Vitamina A

  •  Zanahoria
  • Calabaza
  • Hígado
  • Brócoli
  • Espinaca
  • Vitamina B

 

Vitamina B

beneficios de tomar vitamina B

Esta sustancia engloba un grupo de vitaminas diferentes, con diversas funciones:

  • B1 (tiamina)
  • B2 (riboflavina)
  • B3 (niacina)
  • B5 (ácido pantoténico)
  • B6
  • B7 (biotina)
  • B12 (ácido fólico)

Se puede encontrar en alimentos como huevo, muchos cereales, como las semillas de girasol o el sésamo, pero también en el pollo, el cordero, el pescado y en las verduras de hoja verde.

Por lo general, este grupo ayuda a obtener energía y sentir bienestar físico y psicológico.

Diversos estudios concluyen que un buen equilibrio en nuestro cuerpo de vitamina B, contribuye a disminuir estrés y fatiga.

Por otro lado, previene la caída del cabello, además de mejorar el crecimiento del mismo.

Cabe decir, que mejora la formación de los glóbulos rojos, por lo que su carencia puede provocar anemia.

¿En qué alimentos podemos encontrar la Vitamina B?

Por último, la vitamina B12 se obtiene mayoritariamente a través de la carne, por lo que la gente vegetariana, necesita tomar suplementos para adaptar su dieta.

Vitamina C

vitamina C

También llamada ácido ascórbico, es necesaria para funciones tan importantes como la síntesis de colágeno o para evitar el contagio de enfermedades tan comunes como el resfriado.

Tiene un excelente poder antioxidante, y evita la formación de radicales libres, causantes del envejecimiento de la piel.

Por supuesto hay que destacar que gracias a su efecto antioxidante, es un magnífico anticancerígeno natural, y es un gran protector cardiovascular.

Alimentos ricos en Vitamina C

Las frutas son la fuente principal de esta vitamina, como el kiwi, la naranja o el limón, pero también se puede obtener a través de las verduras, como el pimiento rojo y verde.

Vitamina D  

vitamina d

Esta vitamina es imprescindible para la conservación, formación y protección de los huesos, ya que es esencial para la absorción del calcio. Ademas ayuda a nuestro sistema muscular e inmunitario.

Se puede conseguir vitamina D a través del sol y su exposición sobre  la piel, pero su exceso puede causar daños irreversibles sobre la misma, así que es recomendable obtener esta vitamina a través de suplementos o de la dieta.

Su carencia puede provocar daños como osteoporosis o problemas en el desarrollo motor.

Alimentos ricos en Vitamina D

Podemos obtenerla en:

  • Salmón rojo
  • La caballa
  • Trucha
  • Huevo
  • Queso

Vitamina E o tocoferol 

aportes nutricionales de la vitamina E

La vitamina E, denominada además alfatocoferol, es la mejor sustancia antioxidante y rejuvenecedora nombrada hasta ahora.

Mejora el aspecto de la piel y del cabello, y previene el envejecimiento prematuro, debido al exceso de productos dañinos como el alcohol, el tabaco, la mala alimentación o hábitos de vida no recomendables.

Gracias a sus beneficios sobre la piel, ayuda a su curación y cicatrización, y por ello es un gran protector de agentes infecciosos externos.

Alimentos ricos Vitamina E

Está presente mayoritariamente en aceites vegetales, tales como el de soja, maíz o girasol. Pero también se encuentra en frutos secos como las pipas o las almendras, en el aguacate o la papaya entre otros.

Vitamina K

Vitamina K

Esta última facilita el crecimiento y desarrollo normal de los huesos. Para ello, necesita valerse de las proteínas para construir de forma adecuada los huesos y músculos.

Ademas, es la ayudante de producir una correcta coagulación sanguínea, por lo que su carencia puede tener el peligro del sangrado excesivo. Es por ello que su ingesta en la dieta debe estar controlada en pacientes con tratamientos anticoagulantes.

Alimentos ricos en Vitamina K

En la naturaleza la podemos encontrar en alimentos como el perejil, las espinacas, las moras, la grosella o las avellanas, entre otros.

Hay diferentes tipos de vitamina K. La mayoría de las personas consume vitamina K a través de las verduras de hojas y las bayas de color oscuro. Las bacterias en su intestino también producen pequeñas cantidades de vitamina K.

Efectos beneficiosos de la vitamina K en lactantes

Los recién nacidos tienen muy poca vitamina K. Frecuentemente reciben una vacuna de vitamina K poco después de nacer.

Si está tomando anticoagulantes, necesita tener cuidado con la cantidad de vitamina K que consume. También necesitaría tener cuidado al consumir suplementos de vitamina E. La vitamina E puede interferir con la manera en que la vitamina K se procesa en el cuerpo. Puede consultar en nuestras farmacias de Alicante y Elche para que le aconsejemos sobre el consumo de estas vitaminas.

Hay diferentes tipos de vitamina K. La mayoría de las personas consume vitamina K a través de las verduras de hojas y las bayas de color oscuro. Las bacterias en su intestino también producen pequeñas cantidades de vitamina K.

¿Qué suplementos alimenticios son los más recomendables para conseguir las vitaminas que me faltan?

Antes de nada, hay que decir que las vitaminas no suponen un aporte de energía, es decir, no ofrecen al cuerpo ninguna caloría.

Por lo tanto, ya sea en dietas de adelgazamiento como en dietas equilibradas para mantener una nutrición saludable, es muy recomendable los suplementos vitamínicos para completar las carencias de los alimentos.

A pesar de llevar una alimentación saludable en la que las vitaminas abundan, muchas veces es necesario aportar vitaminas en forma de suplementos.

Cada persona necesita un suplemento de estas sustancias en mayor o menor medida, pero por lo general, en la industria farmacéutica se agrupan en función de las características como son: si es hombre o mujer, la edad, si está en gestación o si está en periodo de lactancia.

La carencia de vitaminas en este tipo de situaciones, puede causar enfermedades a largo plazo, de forma mucho más frecuente de lo que pensamos.

Por todo esto, es muy recomendable el uso de suplementos multivitamínicos para completar nuestra dieta y tener así un equilibrio entre un hábito alimenticio saludable, y un consumo adecuado de las mismas.

Consulte con nosotros sobre el complemento alimenticio que se pueda ajustar de forma más específica e independiente a sus necesidades nutricionales.